ROSTROS DE LA INMIGRACIÓN III: JUAN QUILMAN

Juan Quilman abandonó la República Dominicana para mudarse a España hace exactamente un año y siete meses. Junto a su esposa, viajó a Valladolid en busca de oportunidades laborales, de una vida en la que la palabra “progreso” no fuese sinónimo de “quimera”. Gracias a Procomar Valladolid Acoge, Juan ha completado su formación realizando un taller para buscar empleo y un curso para aprender a crear su propio blog profesional. Sin embargo, lo que este joven dominicano ansía es pasar a la acción, encontrar un puesto de trabajo en el que poder poner en práctica el conocimiento acumulado.

Ante la pregunta sobre “qué trabajo quisieras conseguir”, echa mano de la ironía y responde que, por querer, sería un feliz funcionario o, puestos a pedir, Presidente del Gobierno. Pero afirma que, siendo realistas, prefiere vivir conociendo sus límites presentes: “Tengo que saber que, como está la situación, el mercado es muy pequeño y las oportunidades son my pocas. Yo tengo que afrontar la realidad y conocer en qué área tengo más posibilidades […] No puedo elegir lo que quiera. Nosotros los extranjeros tenemos que conseguir el trabajo que nos puedan ofrecer, no el que queramos”.

3_ Juan Quilman

Para este joven dominicano, la distinción “nosotros los extranjeros” frente a “vosotros los nacionales” implica brechas que operan no sólo en el ámbito laboral sino también, en ocasiones, a pie de calle. “Yo he entrado al supermercado varias veces y he visto a trabajadores siguiéndome“, se lamenta Quilman. “Si la puerta tiene seguridad de sobra para detener a quien se lleve algo que no le corresponda, ¿de qué sirve esta actitud?”. Cuenta que, en una ocasión, empleó el humor para romper con la desconfianza: “Le dije a la cajera que por qué no mejor mandase al de seguridad conmigo, para así pasear juntos por los pasillos del supermercado y echarme una mano con la compra, metiendo él los productos en la cesta para cerciorarse de que no toco nada…”.

Aunque la desconfianza, el miedo y el inmigracionalismo no son mayoría entre la población española, sostiene Quilman, aún queda mucho por hacer si queremos poner fin a la discriminación de la población inmigrante. Y tú, ¿también crees que ningún ser humano es ilegal? Pincha aquí para saber cómo acompañarnos y compartir nuestro compromiso social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: